domingo

Y tú buscabas el mar






Nadie ha escuchado a tus versos gemir
esta noche.

Nadie lo ha visto
tras tus ojos:

El aplauso.
La soledad en la garganta.
La repetición de latidos sudorosos
y manos frías.
El alfabeto ronco bailando
sobre tu lengua azul.
El peso del silencio
en tus venas.
Las canciones intentando hacer pie
sobre tu alma tatuada 
de estrellas fugaces.
Las ganas de saltar.
La necesidad de quedarte.

En el fondo de la madrugada
buscaste un mar
al que lanzar tu corazón desbocado.
Una vez más,
solo encontraste arena.

Tú solo querías estar
en ti, 
abandonar el exilio,
enjuagar la lágrima.

Tú solo querías
santificar la noche,
honrar a tu cielo y a tu infierno,
matar el miedo,
cometer actos impuros.

Tú solo querías
abrir los ojos 
y seguir,

no hacia delante,
hacia arriba,

abrir los ojos de par en par

y seguir 

y seguir

y seguir

y no mirar atrás
y que esta vez
no sucediera:

Al final del túnel
no había luz
sIno sábanas revueltas.



5 comentarios:

  1. Vaya última estrofa. Como para quedarse indiferente.
    Hacía tiempo que un poema no me transmitía un azul tan intenso.
    Besos, Kris.

    ResponderEliminar
  2. En este poema me maté yo. He dicho.

    Vaya pasada.

    ResponderEliminar
  3. Que poema mas chulo. Me ha dejado sin palabras y eso es difícil.
    Espero que algún día pase por mi blog y pueda enseñarme muchas cosas.
    Me encantas
    ps://sentimientosimpulsivos.wordpress.com

    ResponderEliminar
  4. Que poema mas chulo. Me ha dejado sin palabras y eso es difícil.
    Espero que algún día pase por mi blog y pueda enseñarme muchas cosas.
    Me encantas
    ps://sentimientosimpulsivos.wordpress.com

    ResponderEliminar
  5. Te envio mi pagina de poesias por si deseas visitarla.
    Gracias
    http://anna-historias.blogspot.com.es/2016/10/rio-parido-del-deshielo-apunado-en-el.html?m=1

    ResponderEliminar