domingo

Flores (en un cuerpo mojado)






Me refiero a estar hambrienta

me refiero a plantar estrellas
sobre la tierra

me refiero al amor
en esas otras yo
que han amado

el amor
en todas estas yo
que no han amado nunca

el amor
en este yo
que no querrán conocer nunca.


El amor cuando se apaga el micrófono.

El amor detrás del escenario.

Del poema.

De la piel.

Me refiero a que no quiero metáforas.
No quiero perros salivando
sobre mis versos calientes.

Que la herida no se reproduzca, por favor,
que no vuelva a dejarme el alma olvidada
en cualquier esquina
de una noche cualquiera
en cualquier bar,
que la herida esta vez
no vuelva a agrandarse sobre mí,
que la herida no termine
gobernando lo que siento.

Que se acabe el ruído.

Que se acabe 
lo que no va a empezar nunca.

Que se marchen TODOS,

todos

los que no vayan a quedarse.

Que sus ojos 
se giren hacía mí
y me busquen 
donde no puedan alcanzarme,
que sus bocas
me deshuesen el alma
y muerdan mi sexo 
en el poema.

Que el poema 
extienda sus brazos sobre el vacío
y ellos nunca lleguen a entender
qué es
lo que me duele tanto.



2 comentarios:

  1. Que nunca dejes de tener hambre... UN abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Existe un dolor bajo la piel, bajo la palabra, bajo el poema y no existe abrazo que pueda llegar a él...

    Muy potente este poema.

    ResponderEliminar