miércoles

El hogar del gamusino




De qué hablamos
cuando hablamos de dolor.

¿Se parece algo a esto?

¿Era dolor también 
cuando solo me ardía el alma?

No quiero saber qué tengo dentro,

no quiero,

no quiero rasparme la piel y ver
una luz que llora
porque no sabe 
cómo nacer,

no quiero sentirme tanto,
sentirme tan vacía,
tan llena de sangre roja y fluidos
y desorden,

no quiero tocarme por dentro,

no quiero verme,

no quiero pastillas,

no quiero más despedidas,

no quiero sillones de espera,

no quiero esperar a nadie,

no quiero arrugar el tiempo entre las manos,

no quiero anhelar ser yo,

no quiero que nada ni nadie me recuerde

que hay un final.

No quiero que me recuerden

'se te van a picar los dientes,
vas a engordar,
vas a morir joven,
vas a morir sola,
probablemente
nunca van a amarte
como te mereces,
no vas a tener tiempo suficiente,
van a ver de ti, siempre,
siempre,
tu segundo cuerpo,
tu esqueleto de versos,
nunca van a conocerte,
van a conocer de ti,
únicamente,
el cadáver dorado
de tus poemas'.



1 comentario:

  1. Todos tenemos una voz dentro que nos dice "no puedes", "no eres suficiente", "no llegarás a nada". Con el tiempo hay que conseguir acallar esa voz y darle una patada en el culo. Te mereces mucho más que esa voz odiosa.

    Abrazos.

    ResponderEliminar